Digimon Adventure 10-13

¡Buenas, gentuza!

Este lunes digital os traigo un minipack de cuatro capis porque es un día muy especial para mí, y como el fansub es mío, me lo follo cuando quiero. Además, hoy el fansub cumple un mes, así que mira que bien traído viene todo  😀

El caso es que después de más de un año, hoy es el primer día que no me tengo que tomar los antidepresivos (ayer fue mi último día de tratamiento). Y es que me he tirado casi dos años con depresión (y doy gracias de que solo ha sido ese tiempo, que hay gente que se tira siglos con ella). No me gusta hablar mucho de mi vida por Internet y de hecho esto es algo que no muchos compañeros de otros fansubs sabían y que estaba pensando si contar o no, pero al fina he decido contarlo y contar mi experiencia y si sirve para ayudar mínimamente a alguien que esté pasando por una situación parecida, me daré por más que satisfecho.

A veces la depresión viene por motivos externos a nosotros, pero en mi caso simplemente un día me empecé a sentir sin ganas de nada. Poco a poco fue a peor: dejé de salir con mis amigos porque no me lo pasaba bien fuera de casa e incluso evitaba cruzarme con ellos por la universidad, me sentía un fracasado, pensaba que nadie me entendía ni me apreciaba y lo que es peor, empecé a pagarlo con las personas más cercanas a mí. Era tal el amargor y la frustración que sentía y el odio que desprendía que cada vez era más difícil aguantarme, ni yo mismo me aguantaba, de hecho. Dejé de dibujar y pintar, cosa que me ha encantado hacer desde siempre, pensé en dejar el fansubeo en cuanto acabara Ansatsu (hubo un tiempo en el que solo tenía la segunda temporada de Ansatsu y ni así la llevaba medio al día) y, por supuesto, ni de coña pensaba en abrir Raruno. No encontraba absolutamente nada que me motivara, incluso en los momentos escasos que me lo “pasaba bien”, apenas disfrutaba. Al cabo del tiempo unas amigas me convencieron para que fuera al psiquiatra, allí me dijeron que me faltaba serotonina, una sustancia que el cuerpo libera cuando “estamos” o lo “pasamos” bien y me mandaron unas pastillas para subírmela. Pero la cosa cada vez iba a peor, hasta tal punto que llegué a perder a varios de mis amigos más cercanos. Cada vez que pensaba que había tocado fondo caía aún más, aquello parecía no tener fin y si un día estaba algo más animado, al día siguiente estaba mucho peor. Poco a poco fui convenciéndome de que tenía que animarme, cosa que me decía todo el mundo, pero no es fácil, a quien tiene depresión no le sirve de nada que le digas “anímate” ni que le preguntes cómo está, a veces ayuda mucho más que le hables de otra cosa para que se distraiga un poco y demostrarle que estás ahí, al menos eso me pasaba a mí. Cuando me di cuenta de que tenía que poner toda mi fuerza de voluntad en salir del pozo o iba a acabar muy mal fue cuando acabé en el hospital esperando a que me viera la psiquiatra de urgencias. Afortunadamente, poco a poco empecé a sentirme mejor. Un truco que hice fue ponerme objetivos fáciles y a corto plazo, así los iba cumpliendo y eso hacía que me sintiera mejor. Luego solo tuve que ponerme objetivos más “complicados” cada vez para ir mejorando progresivamente. Cada persona es un mundo y no todos somos iguales, pero si tuviera que aconsejar a alguien que esté en la situación que yo estuve, sería que no se encierre en casa, que salga aunque sea forzándose un poco, que ponga de su parte todo lo que pueda porque las pastillas no lo hacen todo, que se ponga objetivos para ir cumpliendo y, sobre todo, que no sea victimista y no pague sus frustraciones con los demás. Al final conseguí superar todo eso, aunque no lo conseguí solo, la ayuda de mis seres queridos también fue muy importante. Y bueno, como los antidepresivos son una puta mierda, una vez superada la depresión tuve que continuar el tratamiento durante seis meses más porque no me podían retirar las pastillas de golpe, había que hacerlo bajando la dosis poco a poco (cuando estaba con las dosis fuertes los días que se me olvidaba tomármelas me levanta al día siguiente mareadísimo y no se me pasaba hasta por la tarde). El caso es que, como ya dije antes, ayer fue el último día y hoy es el primer que estoy “limpio” y me apetecía celebrarlo. Y qué mejor que hacerlo con cuatro capis de Digimon (?)

En fin, lamento el tocho y felicito a los que lo hayan leído xD

Ahora, sin más dilación, os dejo con este minipack de Digimon Adventure en el que terminamos la primera saga de la serie, la de Devimon y los engranajes negros.

¡Disfrutadlos y nos vemos el viernes con más!

2 - copia.png

DESCARGAR

Anuncios

2 comentarios sobre “Digimon Adventure 10-13

  1. Felicidades por tu recuperación, como bien dices has superado una cosa muy chunga que demuestra que tienes cualidades muy importantes en una persona; paciencia, perseverancia y picardía, estoy muy orgulloso como tu amigo de leer estas cosas y que te vaya bien en general. Sigue adelante con esta fantástica serie, mucho valor y a disfrutar de lo bueno de la vida

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias por los capítulos, felicidades por el aniversario y, sobre todo muchas gracias por contar tu experiencia personal con la depresión, situación que, afortunadamente, lograste superar. Los que sabemos por experiencia propia lo que es eso, también sabemos que no es fácil lidiar con esa enfermedad.

    Lo dicho, muchas gracias y adelante, siempre adelante, compañero.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s